50 first dates… or interviews

Ir a una entrevista de laburo es como ir a una cita a ciegas. Y ahí te dejo la inquietud por el momento. Con un amigo teníamos la teoría (en la época que teníamos citas) de que si se pasaba el primer encuentro la cosa podia llegar a pintar bien. La maldición de la primera cita era esa cosa horrenda que pasa cuando salis con alguien y nunca más te llama, o desaparece del mundo. Y ahí… listo, inseguridades Mode ON y comienza el desfile de locuritas, a saber:

-No fui lo suficientemente gracioso
-Ok soy un culo y me voy a morir soltero
-Sabía que esa ropa no me favorecia
-¿Seré la persona más aburrida del mundo?
-Y lo peor! ¿tengo algo en los dientes??

¡Como estas hay muchas! Pero siempre esta la opcion 2 que es que a la salida de la cita ¡zas! esa persona ¡caput! y listo, por eso no aparece (aunque en contadas ocasiones eso puede llegar a pasar).

Lo mismo pasa con una entrevista: te ponés lo mejor q encontrás, hablás de todos tus logros como si hubieses descubierto la penicilina, evitás obviamente todos esos detallecitos que no aportan, maquillando todo con palabras como “la verdad que llegué a un techo, no había ningún desafío interesante para mi” aunque en realidad se traduce en “y mirá, me rompían mucho las pelotas, me quedaba hasta tarde y encima el sueldo era una cagada”.

Ni hablar de fijarse en esos pequeños detalles que uno leyó e incorporó alguna vez en alguna que otra revista como “mira siempre a los ojos” o “no te toques mucho las manos”, toda esa sarta de psicopateadas que obviamente te vienen a la mente en ese momento y uno no puede dejarlo pasar ni aunque quisiera!

Y así se pasa, tanto la cita como la entrevista, la vida a veces también, y en general terminan relativamente igual, con un ambiguo “estamos en contacto” que funciona en nuestro cerebro de la siguiente manera:

Apenas salís:

-¿Me llamará? ¿Llamo yo? Pero si llamo… ¿no quedo como desesperado?

Dos días después:

-Nah bueno, si no me llama, listo se lo pierde.

Una semana después:

-Loco, ¿porque no me llamaron? ¿que hice mal?

Ok
inseguridades MODE ON

Anuncios

4 pensamientos en “50 first dates… or interviews

  1. Por qué el detalle de tu pensamiento en el párrafo 4 se me hace tan conocido?
    Leyendo este texto recordé además que a las niñas nos miran si tenemos las manos “hechas”, si nos hicmos la planchita o la tintura (cuando aplica) y hasta la marca de la cartera!! Si bajás de Prune mejor ni te asomes!… También si hay psicotécnico te tenés que dibujar abajo del paraguas (nunca en la lluvia DIos!) y si hay árbol con raices bien grndecitas si?..
    Si realmente todo ese padecimiento lo pasamos luego a una cita, entonces explica por qué hay tantos solos/solas en Buenos Aires: demasiada psicosis “wanna be”. Por qué uno no puede ser como es y ya?
    Te extraño Ortega!

    • Es la sociedad Chifi! la sociedad nos obliga a ser asi creo! Ahora te dejo porq tengo q ir a comprar mi nueva cartera Prune jajaaja.

      UN BESO!

      Pd: tu nena esta hermosa!!

  2. Luks, descubri esto hace poco y lo lei todo de un tirón. Debo decir que tuve que sobrevivir a revotril, pero me diverti mucho tb. Respecto a la comparación, grosa.

    slds!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: