Me dejaste lacio!

baby luks
Muchas veces trato de pensar como fue que me convertí en la persona q soy hoy en día. Recuerdo que era un nene mágicamente tranquilo y educado para ser hijo único. Un chiquito adorable que toda madre quisiera para sí, con todo el pelito lacio y con cortecito taza, el nene que quería ser He-man, o Leono, el combo perfecto. Me acuerdo que hasta volvía corriendo del jardín solamente para dibujar ovejitas en una resma de papel que mi papá me traía especialmente para que desarrolle mis actividades creativas (gracias viejo).
Básicamente, hasta que empece a trabajar fui así todo buenito y lacio, hasta que entre al mundo corporativo, frío y me convertí en todo un hombre profesional, ahí, donde las ovejitas se convierten en lobos que te pueden comer tranquilamente descubrí que era mucho más divertido ser cínico y medio malo. Cambié bastante, ya no tenia pelito lacio, de repente tuve algún q otro rulo y la rematé con mi mechoncito blanco, todo parte de mi nuevo Yo, mi Yo grande. Descubrí que toda esta parte era bastante más divertida que la etapa de lacio, y aunque el niñito con corte taza de vez en cuando quiere salir a jugar, el grandote de mechón blanco lo reta bastante, pero solo para protegerlo… pobre nenito, lo hirieron bastante ya.

Blog de WordPress.com.