Peligro: Gente Tóxica

Y me puse a pensar en relaciones: en aquellas que te completan, las que se quedan con una parte tuya por siempre, las que son nuevas y geniales, las que te llenan de preguntas, las que te dejan exactamente donde empezas… y porque no, esas relaciones donde todo ya lo viviste, esas en las que todo es familiar y recurrente. Es esa gente que no se va más y que continúa rondando en tu vida por los siglos de los siglos, Amén.

Este tipo de personas (gente tóxica) encuentra un respiro para su vida (no necesariamente triste) al interactuar con alguien tan genial, original, fresco y maravilloso como uno. Y basta conque les abramos la puerta de nuestro corazón para que entren y rompan todo cual vándalos del amor, como si fuesen terroristas de las relaciones que atentan contra tu débil persona. Tu autoestima se convierte en un frágil florero de cristal que con la mínima brisa puede quedar echo pelota y tu amor propio queda como la alfombra de entrada donde se limpian el barro al entrar. Y me di cuenta que el problema está en la relación mas importante de todas y la que va a sentar precedente para las que se construyan tomándola como base… la relación con uno mismo. Por eso, mi consejo es mejorar la esa relación y tratar de volver a pegar las piezas de este jarrón de cristal que alguna vez se rompio en pedacitos y empezar la relación mas difícil de todas… estar bien uno mismo y encontrar a esa persona que se ame y me ame por siempre.

No aceptes copias

love
Al ser una persona entrenada en el universo de las marcas, aprendí a diferenciar entre una verdadera marca y una imitación, esas cosas que por mas que se esfuercen por ser como el original… no lo son. Y me pregunto porque uno no tiene ese mismo sentido desarrollado cuando nos referimos a relaciones, como puede ser que este tipo de cosas todavía nos tomen por sorpresa.

Muchas veces nos encontramos con personas que luego nos damos cuenta que son una falsa imitación de amor verdadero, algo así como un amor de La Salada, parecido al original, pero con ese detalle que lo hace… bueno, llamemoslo “unico”. Y ojo! Ojo, ojito! Así como se imitan las costuras, terminaciones, etiquetas, cierres y demás características de las prendas originales, el amor de La Salada se empeña en hacernos creer que es el real! Frases como “pensé en vos” acompañadas por el “lindo/a” “gordito/a” y no olvidemos el “corazón”, son un must en la estrategia que tiene el amor de La Salada para engatusarnos. Y ahí es cuando tarde o temprano caemos! Obnubilados por tanto brillo y tanta perfección de esta prenda q creemos de diseñador, única e irrepetible. Siempre caemos.

Pero un buen día, la vida nos dará revancha, y ese día seremos tan vivos que vamos a poder encontrar ese hilito q desarme esa mala imitación, y ese día, felices, nos vamos a vestir de punta a punta con amor, que es la única marca que nunca va a pasar de moda y que siempre nos va a hacer ver mejor.

Blog de WordPress.com.